miércoles, 5 de diciembre de 2012

Las diferencias entre moral y costumbres


Las diferencias entre moral y costumbres

Aguirre Gamarra, Neiltan
Alarco Santivañez, Luis
López Zamudio, Lizath
Pinedo Fierro, Lucas
Poma Torres, Jiampierre

La moral es el conjunto de normas, usos y leyes que el hombre percibe como obligatorias producto de las costumbres de su sociedad. Su estudio es objeto de la ética. La moral hoy en día es muy importante para la sociedad ya que guarda relación con las empresas, las personas, las organizaciones y muchas entidades más. Debido a esta importancia es que relacionamos la moral con la ética para así orientar el desarrollo de nuestra sociedad hacia un bienestar común.

La costumbre es la disposición que se crea en nuestra mente a partir de la experiencia reiterada de algo. Según Hume es, más que la propia razón, la guía de la vida humana y el fundamento de nuestras inferencias causales y de nuestras expectativas respecto de los acontecimientos futuros. La costumbre hoy en día es vista como las actitudes que realizamos más seguida, es algo que nos identifica y que es difícil de cambiar. 

A pesar de que moral es una palabra de origen latino, que proviene del término “moris” que significa costumbre, estas dos son distintas. 

Bien puede la moral relacionarse con las buenas costumbres pero al hablar de costumbres en sí guardan una gran diferencia entre ambos términos. 

En este trabajo argumentaremos la posición de que la moral y la costumbre son distintas a pesar de guardar ellas una gran relación. 

Una diferencia a simple vista es que la costumbre es lo que nosotros hacemos repetitivamente pero que nos gusta hacer, en cambio la moral es lo que nosotros hacemos repetitivamente pero no necesariamente porque nos guste sino porque vemos como una obligación por el bienestar de muchas personas. 

Muchas personas hoy en día confundimos moral con costumbre. Puesto que creemos que al hacer algo con continuidad lo llamamos moral sin tomar en cuenta que la moral es la que va a criticar a esa costumbre, ya que no solo por hacerlo muchas veces quiere decir que este bien. Es ahí cuando entra la moral, que es quien va a calificar a la costumbre. 

Al transcurso del desarrollo de este trabajo encontraremos más justificaciones que sostengan nuestro punto de vista, relacionándolo con el pasado y la actualidad, tomando en cuenta a los grandes pensadores filosóficos. 

La palabra «moral» tiene su origen en el término latino mores, cuyo significado es ‘costumbre’. Moralis ( latín mos = griego ‘costumbre’). Por lo tanto «moral» no acarrea por sí el concepto de malo o de bueno. Son, entonces, las costumbres las que son virtuosas o perniciosas. Las morales, pues hay muchas diferentes, se diferencian de la Ética o Filosofía moral en que ésta última reflexiona racionalmente sobre las morales con la finalidad de encontrar principios racionales que determinen las acciones éticamente correctas y las acciones éticamente incorrectas, es decir, busca principios absolutos o universales, independientes de la moral de cada cultura. 

Los antiguos romanos concedían a las mores maiorum (‘costumbres de los mayores’, las costumbres de sus ancestros fijadas en una serie continuada de precedentes judiciales) una importancia capital en la vida jurídica, a tal grado que durante más de dos siglos (aproximadamente hasta el siglo II a. C.) fue la principal entre las fuentes del Derecho. Su vigencia perdura a través de la codificación de dichos precedentes en un texto que llega hasta nosotros como la Ley de las XII Tablas, elaborado alrededor del 450 a. C.

Los conceptos y creencias sobre moralidad son generalizados y codificados en una cultura o grupo y, por ende, sirven para regular el comportamiento de sus miembros. La conformidad con dichas codificaciones es también conocida como moral y la civilización depende del uso generalizado de la moral para su existencia. 

La moral también puede ser definida como las reglas o normas por las que se rige la conducta de un ser humano en concordancia con la sociedad y consigo mismo, sin embargo este concepto no debe ser tomado como una regla estricta a seguir y sobre todo a aplicar en la vida, es más, la gente toma una definición propia de la moral y convive de acuerdo a ella, sus acciones ,aunque no se den cuenta, están regidas por estos patrones que ellos mismos establecen y que tienen que ver con la moral, con que tan bueno es ese acto y si éste no atenta contra nuestros principios. Nosotros pertenecemos a un entorno social donde confluyen muchas ideas y sobre todo son preponderantes las creencias de esos grupos cercanos a los que pertenecemos y de los que no podemos renegar ya que somos humanos y por ende sociables por naturaleza. La cuestión radica en que estas creencias también estén de acuerdo con nuestro concepto de moral, y es ahí donde en no todos los casos se presenta esa concomitancia, es decir, sin querer y con el paso del tiempo estas tradiciones nos envuelven en su intensidad y vivencia y nos hace olvidar por un momento lo que teníamos entendido por moral. El hecho de que nosotros siempre pensamos antes de realizar un acto si es que éste obedece o no nuestra perspectiva de moral. Pero lo fundamental es que las tradiciones no hacen que nos olvidemos por completo de nuestra posición, sino durante el momento que se presenta la acción. Todo esto lleva a pensar después que lo que hicimos no fue juzgado por nosotros antes de haberlo hecho, tal vez si fue considerado después y poco importa nuestra sentencia, el hecho es que cada vez olvidaremos con más frecuencia preguntarnos a nosotros mismos si lo que hacemos es moral o no. Es entonces donde empezamos a dudar del concepto que tenemos, porque la tradición se vuelve costumbre, y ya no es placentero juzgar y tal vez impedir un acto que nos es agradable hacer con asiduidad, y desde ese momento nos preguntamos si la costumbre es moral o no. Habría que analizarlo desde una perspectiva propia porque cada persona representa un caso distinto y por esa misma razón también no es posible que pueda existir un parámetro único que en este caso sería la moral para poder analizar todos los casos en general y dictaminar lo que queremos, esta duda nos impide saber si lo que hacemos como costumbre es realmente correcto o no y en algunos casos no vemos el verdadero trasfondo de las cosas. A veces cometemos actos que son reprobables pero pensamos que estos son moralmente correctos y perjudicamos a otras personas y en otros dejamos de hacer actos que tal vez serian favorables pero pensamos que no son morales y perdemos esa oportunidad. Esta confusión que se crea dentro de nosotros hace que tomemos a la moral y a la costumbre como si fueran lo mismo, es decir algo que hacemos con recurrencia, por tener ese estado, es considerado ya como moral aunque muchas veces no lo sea y a veces lo que hacemos en raras ocasiones lo desechamos aunque están sean moralmente correctas. 

Es importante diferenciar la moral con la costumbre porque así tendremos una mejor perspectiva de guiar nuestras acciones a un buen camino, en este sentido, podemos decir que si bien toda moral implica conductas, no todas las conductas implican una connotación moral. Una conducta, para ser moral, requiere siempre ser un hábito de lo bueno. Así como no toda costumbre, tampoco puede asumirse como buena o valiosa. El carácter indiferente de la costumbre radica en que esta es un mecanismo mediante el cual repetimos sin pensar una determinada acción. Incluso sin ser conscientes de que tenemos dicha costumbre. La costumbre no tiene como fin el hacernos virtuosos, sino es la condición de posibilidad de que nuestras conductas permanezcan con el tiempo, de constituir la práctica de lo bueno en hábito, ya que no es más que una función adaptativa por lo que no es susceptible de valoración moral ni ética. 

En este último aspecto, la no reflexión de las conductas, costumbre y moral se tocan. Ya que la moral asume la norma como costumbre al no hacer cuestionamiento sobre su contenido y su cumplimiento. Sin embargo la practica moral implica un acto voluntario, por ende reflexivo, de ahí que la practica moral nos remita a hábitos y a esfuerzos que estos involucran y también que la moral se instaure en el ámbito del mérito y la valoración. 

La moral, hasta ahora, no se ha instaurado en el término de lo relativo, en cuanto requiere estar comprometida con una noción del bien incuestionable a todos quienes se identifican con ella, de ahí su poder cohesionador. Pero, por esta misma razón, por su carácter restrictivo y dogmatico inherente, la historia ha demostrado que no existe una sola moral, es decir, una sola manera de entender lo bueno o valorar las conductas, ya que los hábitos y costumbres de cada cultura, en su mayoría, son incompatibles entre sí. En este sentido, la moral es en sí misma siempre relativa. 

Durante el transcurso de los tiempos hemos podido ver de que manera nuestra sociedad se ha acostumbrado a determinadas acciones considerándolas “correctas” es notorio a su vez que mientras mas pasa el tiempo mas las aceptamos y las volvemos parte de nuestras vidas. 

La otra, y complementaria, interpretación de la moral es la que establece una equivalencia entre la moral y los principios ideales de la conducta. Esto obliga, en la calificación de un determinado acto, al uso de la razón, debido a que se debe efectuar a través de los juicios de valor, teniendo presente que estos se fundamentan en el libre albedrío, y este se fundamenta en la libertad, en la autonomía. 

En la antigua Roma, los ciudadanos eran libres de ir o no ir al coliseo, inclusive, tenían equipos identificados con pañuelos de diferentes colores, se comía y se tomaba vino mientras se veía el espectáculo, en el que los gladiadores combatían hasta morir. Ocasionalmente, el público solicitaba al emperador que salvara de la muerte a un gladiador derrotado, pero que luchó valientemente. También echaban a los leones a personas, que con frecuencia eran cristianos, todo esto era para la diversión del pueblo. 

Séneca, un hombre de espíritu crítico, quien era senador, fue al coliseo, salió asqueado y dijo: “el hombre, la cosa más sagrada para el hombre, aquí es matado por deporte y diversión”. 

Si analizamos lo anterior, usando la moral por las costumbres, concluiremos que como era la costumbre, entonces, esos actos eran morales; pero no lo eran para Séneca. 

Si utilizamos la moral por los principios, no podemos calificarlos como morales, debido a que los gladiadores y a los que echaban a los leones eran obligados y, consecuentemente, era un acto inmoral. 

Las normas morales están en función de los principios ideales de la conducta, y podemos asumir que bueno es lo que está en concordancia con los mismos y malo es lo que no está; y, también, se considera malo el daño al medio ambiente, así como los mensajes directos o subliminales que promuevan la corrupción. 

Esta es la moral que podrá salvar a la raza humana, promoviendo un mundo más fraterno, en donde el hombre compartirá con su hermano “el pan, la alegría y la tristeza”, en un planeta ecológicamente sustentable. 

No tiene sentido aplicar normas morales a las cosas que sólo pueden suceder de una manera. No podemos decir que el fuego es malo, sino que quema; que el agua es buena cuando riega y mala cuando inunda, sino que nos beneficia o nos perjudica; que el hongo productor de la penicilina es buena y el virus del SIDA es moralmente malo, sino que sus estructuras y funcionamiento biológicos tienen consecuencias buenas o malas para nosotros. Es cierto que usamos estas expresiones habitualmente, pero lo hacemos en un sentido figurado. Ni el fuego, ni el agua, ni la penicilina, ni el virus del SIDA pueden actuar de un modo diferente al modo en que lo hacen en cada caso concreto. La imposibilidad de elegir modos de actuación diferentes hace imposible valorar estos objetos desde el punto de vista moral. Una costumbre es una forma de comportamiento particular que asume toda una comunidad y que la distingue de otras comunidades; por ejemplo: sus bailes, sus fiestas, sus comidas, su dialecto o su artesanía. 

Generalmente se distingue entre las que cuentan con aprobación social, y las malas costumbres, que son relativamente comunes, pero no cuentan con aprobación social, algunas leyes han sido promulgadas para tratar de modificar la conducta de las personas. Pero en otras palabras, la costumbre es sentirnos cómodos con una forma de actuar en nuestra vida que nos permite desenvolvernos en todos nuestros ámbitos y desarrollar nuestras actividades. Es una situación de balance en la que ahorramos la energía de tener que tomar las mismas decisiones cada día, te libras de la necesidad de analizar y reflexionar al respecto de las conductas que aparentemente, no tiene una relación con el cumplimiento de las reglas que rigen para que esto sea visto como un buen acto moral. 

Las diferencias culturales muchas veces se muestran en normas y costumbres evidénciales. En las sociedades modernas, estas diferencias se conocen a la hora de organizar o regular la buena convivencia con grupos culturales que forman parte de esas sociedades, pero mantienen costumbres llamativas o extrañas. Periódicamente se producen debates acerca de algunas prácticas, su regulación y la tolerancia. El velo islámico, el matrimonio homosexual, la mutilación femenina, las formas de escolarizar a niños y niñas son ejemplos de prácticas que motivan de vez en cuanto debates con grandes implicaciones morales y jurídicas que demandan decisiones de los poderes públicos, que suelen variar según los países y las circunstancias de la realidad del entorno. 

La confusión que se crea en el entendimiento de la moral y costumbre tiene relación con la conducta del ser humano ya que estas están compuestas por las acciones, y son estas que llegan a señalar si lo que realmente es moral o costumbre, la moral son las acciones que realizamos en el respeto a ti mismo y a los demás, en lo que debemos basar nuestra conducta, porque es este concepto de conducta el que se podría evaluar si es un buen acto moral o es lo contrario. Pero, lo que sucede realmente no es la reflexión de la conducta, la forma de ver al acto en sí es clasificar las acciones de acuerdo a lo que comúnmente hacen las personas, entre otras palabras, confunden a esto por la costumbre. 

Una diferencia de estos dos términos es que las costumbres de una cierta comunidad establece ciertas costumbres para que sea viable su subsistencia como grupo y ser modelo de otras generaciones a diferencia de la moral. Las acciones que realices dependerán de las normas establecidas de la sociedad y si la evaluación de estas normas en tus actos perjudican en cierto modo a la subsistencia, importará el acto moral. 

Libertad es un punto que está relacionada a estos dos temas debido a que dependerá de la elección de una conducta y si es costumbre se analizara si este acto hará posible que la costumbre se mantenga, entonces podremos elegir como un acto a realizar pero la pregunta es ¿la elección de esta conducta coincide en la moral? pues muchos de los actos a realizar son ya establecidos. En la cotidianidad, las personas al evaluar si alguien actúa con una buena moral son las que respetan sus costumbres y que según su reflexión critican a otras a no respetarlas, por ejemplo la corrida de toros: para casi todas las personas este acto será un mal acto moral pero para los que tienen como costumbre a este acto dirán que no pueden hacer que esa costumbre se pierda. 

Como sabemos hay una relación estrecha entre moral y costumbre. La moral es como un arquetipo de la vida cotidiana que guían nuestras conductas sin sobreponernos a ello pero que dominan nuestras acciones. En las sociedades modernas, estas similitudes afloran a la hora de organizar o regular la convivencia con grupos culturales que forman parte de esas sociedades, pero mantienen costumbres llamativas o extrañas. Periódicamente se producen debates acerca de algunas prácticas, su regulación y la tolerancia. Parece claro que no hay una manera general y uniforme de abordar sensatamente todos los conflictos, como la apelación a los derechos de los individuos o el respeto a los grupos diferentes. Además del respeto a estos principios generales, el tratamiento de estos conflictos demanda conocimiento de tiempos y lugares, así­ como información empírica amplia y rigurosa. Naturalmente, los conflictos culturales de normas y costumbres no solo se dan de esta forma, en el seno de las sociedades modernas, sino en todo de tipo de sociedades y en el encuentro o simplemente el dialogo y la negociación entre distintos ámbitos culturales y políticos. 

Hay muchos conflictos culturales e incluso ideológicos que no se resuelven con esta distinción de diferentes patrones morales que rigen a dichas culturas pero creemos que recurriendo a ella podemos encontrar y orientación en muchos otros casos. 

Las costumbres son hábitos, algunos buenos, otros no.
Así se ha dicho, así está escrito, significa para algunos: así se tiene que seguir diciendo, así se tiene que seguir escribiendo. Esta postura es absurda a esta altura en que podemos revisar la historia de las sociedades humanas y al menos seis mil años de evolución están a nuestro alcance; suficiente como para saber cuánto avanzó la humanidad cuando fue capaz de innovar, de revolucionar, de romper con algo a lo que las personas ya se habían acostumbrado.
Estuvimos acostumbrados a besar el anillo de Reyes y Obispos, a presenciar ejecuciones públicas, a apedrear adulteras, a matarnos al amanecer en estúpido “duelo de honor”, a confesar nuestros pecados a un cura, a golpear a la mujer, a llevar al hijo o sobrino adolescente “a donde las muchachas”, a estrenar en navidad, a “penquear” a los cipotes el sábado de gloria, etc. 


Pero lo costumbre ya no es ley cuando se impone la ética. Es de la ética que deriva la verdadera moral y así llamamos a veces: mal acostumbrados(as) a aquel o aquella que impone o se rige solo por lo que le es conveniente; cuantos y cuantas están mal acostumbrados(as) a que les sirvan o les obedezcan, a que los otros les den siempre la razón.
Hay muchos mal acostumbrados al dinero fácil, al trabajo flojo, al oportunismo político, y por todo esto están también mal acostumbrados a mentir, prometer, adular, ofrecer y por supuesto, a no cumplir. 

En este contexto nosotros debemos establecer una posición concreta y objetiva frente a situaciones y actitudes que se nos presenta durante el transcurso de nuestras vidas, tener en claro que las costumbres y la moral son cosas distintas y que es necesario analizar cada caso por separado y llegar a una conclusión para proseguir con la determinación de que si ese acto es bueno o no y cuales serán las consecuencias de su ejecución en nuestras vidas. 

Si llegamos a ese estado entonces podremos determinar que acciones son beneficiosas para nosotros y cuales no, independientemente de que estas se repitan con frecuencia o pertenezcan a nuestro entorno, en otras palabras, que sean costumbres nuestras. Finalmente la distinción entre moral y costumbre es crucial para el diálogo intercultural. No sólo los musulmanes, sino también muchos otros pueblos saben que lo correcto para unos no es lo correcto para otros. Y lo bueno y lo malo no es aquello que está escrito en ningún sitio, sino aquello sobre lo que se puede hablar y razonar en términos que todo el mundo puede entender, como reciprocidad, dolor, individuo o libertad.

34 comentarios:

  1. La mayoría de personas viven con prejuicios sociales sobre como vivir y no hacen ciertas cosas porque según ellas no son morales ya que otros lo verán de mal, porque temen a ser criticados, etc...pero no necesariamente un acto sera inmoral porque a otros no les parece, esto es relativo, ya que lo moral reside en reglas que debemos cumplir para vivir correctamente, no en vivir como otros quieren o creen...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Es por eso que se dice que no se puede establecer un patron unico y determinado a seguir en cuestion de moral, porque existe una gran variedad de ideologias en el mundo y cada persona tiene un pensamiento diferente y concepciones distintas sobre sus actitudes y el analisis de que si estas son morales o no. Lo que debemos buscar es establecer un equilibrio entre nuestor propio pensamiento y el de nuestro entorno aunque siempre habra prioridad por el nuestro

      Eliminar
    3. Tu punto de vista es correcto Erika, pero recuerda que moral vienen a ser las normas que uno percibe como obligatorias, este concepto es muy subjetivo pero toma valor objetivo cuando lo relacionamos con la ética. Es ahí cuando uno ya no hace lo que otros quieren sino lo que debe hacer. Saludos

      Eliminar
  2. El problema como menciona es debido conflictos culturales e incluso ideológicos, pero además de verse en la época en donde se lleva, un caso claro seria en la cruzadas había personas que eran homicidas, violadores, ladrones y saqueadores y eran total mente perdonados y estos servían en las campañas contra los musulmanes. Pero dejando de lado el ejemplo, la moral es algo que cada persona debe desarrollar bajo sus normas de ética para q regulen su comportamiento y así poder trasladarlo a la sociedad, pero el texto ayuda transmitir nociones básico de moralidad y ética y hace empezar a razonar sobre las normas moral y tal vez en algunos casos puede que haga a una persona reevaluarlas suyas y desee cambiarlos para ser mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existieron muchos casos en la historia en donde se manifesto una tergiversacion de lo que era la moral como el caso de los actos la igelsia en la epoca del oscurantismo. Pero conforme ha pasado el tiempo hemos visto que se sigue teniendo a la moral como un preconcepto predeterminado en las sociedades como el hacer cosas buenas pero que realmente tiene un significado particular en cada persona

      Eliminar
  3. bueno ya que la moral se basa en reglas necesariamente diríamos que nosotros vivimos como las personas quieren que vivamos ya que la misma palabra regla data de una imposición o aun mandato a cumplir......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la imposicion de lo que para la sociedad esta ya definido como moral y que todos tratan de seguir tal ves por no parecer distinto al grupo. Sin embargo si esto no viene despues de una profunda reflexion personal que contenga una opinion y posicion de cada uno, entonces simplemente es un acto de "moneria" por seguir al demas de la gente.

      Eliminar
  4. Yo pienso que la moral es el principio en toda persona para su vida etica , cada uno como persona razonable sabra decidir que es bueno o que es malo , que comportamiento tener y cuales seran las consecuencias.Es saber como enfrentar criticas, perjuicios,exclusiones ya que la moral no solo es la forma adecuada de vida si no como resolver conflictos sociales para tener una mejor sociedad con buenos principios, En conclusion va ser la manera correcta de ejecutar tus actos frente a lo sociedad y como persona obtener buenos reflejos de aquello . Ya que la palabra costumbre no afectaria en nada por que si tu practicas valores , buenos actos es por que sabes que es bueno para ti y para la sociedad y no necesariamente costumbre por que no hay una obligacion de la sociedad , por que la decision es tuya .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es necesario por eso saber que significa para cada uno lo que es la moral. Si es una simple palabra que se refiere a cometer actos buenos o significa para nosotros una gama de reflexiones que van de la mano con nuestros principios y que estan presentes en cada situacion a la que nos enfrentamos, y sobre todo que es propia

      Eliminar
  5. Vemos que en el mundo moderno es casi necesaria hacer una diferencia entre moral y costumbre como ustedes lo ponen, ya que no todas las costumbres que se tienen, por el simple hecho de ser costumbres, deben ser moralmente aceptables, debemos poner a la moral sobre la costumbre y no al revés, asi poder ser personas eticamente responsables de nuestros actos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debemos buscar un equilibrio entre nuestras costumbres y actitudes con nuestra moral y lo que pensamos que es correcto.Este equilibrio debe presentarse en todos los aspectos de nuestra vida para que encaminemos nuestros actos

      Eliminar
  6. Entiendo que la moral proviene de pautas dadas por la sociedad o propuestas por algún sistema, eso parece algo a lo que es por costumbre ya que las pautas se siguen día tras día. Pero también está esa parte que es que lo cumples por obligación es aquí donde deja de ser una costumbre y pasa a ser de lleno una norma o ley predispuesta por una sociedad. Por tanto las costumbres quedan como actos realizados de manera natural, es por esa razón que existen las malas costumbres. Ahora lo entiendo mejor, sobre todo que cada persona es consiente de que cada costumbre tiene un significado que representa la forma de vida que estas llevando día a día por lo que representa una parte importante de como eres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las costumbres que uno practica socialmente son aveces llamado tradiciones y representan en parte el folclore de nuestra comunidad, y las costumbres individuales representan en parte como llevamos nuestra vida. Por eso es necesario que apliquemos a estas actitudes nuestra propia consideracion de lo que es moral, aceptando tal ves lo que nos diga el entorno, pero poniendo en balance eso y lo que nosotros pensamos para establecer un punto medio y poder determinar las respuestas que buscamos

      Eliminar
  7. La diferencia entre la moral y el deber esta en que la moral es de momento, para uno mismo, en cambio la costumbre es para uno mismo y para la comunidad, en especial para los jovenes que son la proxima generacion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existen en demasia cosas que deberian ser de una manera pero no lo son. La moral deberia representar una reflexion personal pero existen muchos casos en que la moral se toma como algo colectivo o algo que un grupo piensa y que se sigue. La moral debe ser una reflexion poersonal que sea coherente con nuestros actos en todo momento

      Eliminar
  8. la moral es lo que hacemos o dejamos de hacer para el bienestar de muchas personas a diferencia de la costumbre lo hacemos siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno stefany, en la moral no necesariamente hacemos para el bienestar de muchas personas sino también para el bienestar de uno mismo. La costumbre es lo que hacemos repetidamente. Saludos.

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. bastante real y acertadas las definiciones de moral y costumbres pero, no encuentro una relación entre ambas partes. no son sinónimos, no tienen un significado similar. como explican moral es seguir un patrón de conductas o pautas para una convivencia mejor, y costumbres son hábitos que las comunidades o personas adquieren dependiendo de sus necesidades, es bastante extraño querer diferenciar esos términos sin tener un contexto previo en el cual se quiera diferenciar si "por ejemplo" tal comunidad o persona se comporta de esa manera por las costumbres que tiene o la moral impuesta por la comunidad... es como querer diferenciar autoestima y personalidad sin dar algún otro dato mas, tienen relación pero no significan lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola ALdo, tu punto de vista es muy cierto. Es muy difícil diferenciar dos términos que estan muy relacionados. Por eso es que confundimos ambos. pero en este ensayo tratamos de definir por separado tanto la moral como la costumbre. Saludos.

      Eliminar
  11. Según mi punto de vista la diferencia entre costumbre y moral es que la costumbre pone en práctica nuestro lado primitivo en tanto la moral implica algo más de raciocinio. Pavlov demostró que la costumbre puede ser generada hasta en un animal según los estímulos que se le presenten, por otro lado la moral implica pensar y razonar acerca de nuestros actos además de soler determinar si nuestra ética es correcta o no. Citando un poco a los filósofos más importantes podemos hallar a Aristóteles quien nos habla de del "humanismo del bien", plantea que el bien es el fin de todo: "...Si existe un fin de nuestros actos querido por sí mismo...es claro que ese fin último será entonces no sólo el bien, sino el bien soberano" (Aristóteles,ob. cit., Libro I,1)se podría decir que para él, el hombre centraba su moral en hacer el "bien". Poco después F. Savater nos dice que el fin del ser humano es el vivir mejor, he ahí al importancia de no solo pregonar las valores implantados en nosotros por COSTUMBRE sino en ponerlos en práctica convirtiéndolo en parte MORAL. Loobuyck rompe con la moral tradicional (impuesta por la Iglesia) y en cambio propone un ficcionalismo basándose en los imperativos (Kant) , según mi parecer este es el motivo del por qué la sociedad ha ido tergiversando la verdadera moral pues se vivía bajo una obligación moral proponiendo que esta no existía y comenzó a basar todo en simple intuiciones, entonces las personas se cuestionaron ¿si un acto inmoral me conviene, por qué voy a cumplir con al moralidad? al no haber ningún tipo de "autoridad" (Dios en este caso) que obligue al pobre rebaño de ovejas a guiarse, estás tiraron al monte sin rumbo como cabrillas locas y como resultado de ello tenemos la sociedad putrefacta en la que nos desarrollamos en al que priman mis intereses por sobre los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. claro, este tema viene siendo tratado ya desde los tiempos de aquellos grandes filósofos, ellos también trata de definir la moral y la costumbre, pero estas definiciones son confundidas por el transcurso de la historia. Saludos

      Eliminar
  12. Las costumbres son un conjunto de conductas repetitivas que el hombre va adquiriendo en diferentes épocas y culturas hasta la actualidad, pero no toda costumbre es considerada moral: ya que, esta se entiende por esta ultima como toda conducta considerada buena por su sociedad, además de ser necesarias para poder ordenarla y lograr una convivencia pacífica.
    Desde el punto de vista expuesto en el texto se puede concluir que la moral es diferente a la costumbre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola lesli, tu punto de vista es correcto y ayuda mucho con lo que queremos dar a entender en nuestro ensayo. muchas gracias por tu comentario, saludos.

      Eliminar
  13. La moral son principios básicos basados en leyes naturales que aspiran al "bien de Todos en general". Impone el "deber ser", es decir, la realidad ideal (Que todos queremos).
    [Como una de las Raices de la Moral , serían los principios]

    Costumbre es mas a algo cotidiano y repetido N veces por las personas y que en su mayoría aceptan. De ahí que cosas como abrir temas sobre cualquier cosa y que viole las reglas no es costumbre. Aunque algunos lo aceptan,en general la mayoría no lo hace. De lo contrario no habría conflicto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Hans, en este ensayo tratamos de dar a entender las diferencias entre moral y costumbre ya que hoy en día muchos las confunden. Hay costumbres buenas como costumbres malas, es en las malas cuando generan conflictos en la sociedad. esto va a generar conflictos así lo acepten o no. gracias por el comentario, saludos.

      Eliminar
  14. La diferencia entre moral y costumbre es clara y estoy totalmente de acuerdo con lo planteado. A simple vista podemos ver que en muchos aspectos, nuestra sociedad se mueve de acuerdo a las costumbres y no a la moral basada en principios; un ejemplo muy simple, acostumbramos a los niños a saludar a los demás pero no se les explica que es porque cada ser merece respeto, como lo han citado, la moral demanda un proceso de reflexión basada en los principios generales, una vez realizado este proceso se reconoce una acción como correcta o incorrecta. Por tal motivo creo que todo tiene un origen en la educación, se debe crear en los niños la capacidad de poner en juicio cada acción y a actuar en base al resultado de su reflexión. Si esto fuera realizado tengo por seguro que nuestra sociedad tendría un futuro mucho mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen punto de vista Solmarí, para poder mejorar la sociedad debemos empezar con la educación, si enseñamos a los niños el principio de todas las buenas costumbres(que es la moral) ellos van a aprender a identificar cuando un acto es bueno o no. gracias por tu comentario, saludos.

      Eliminar
  15. Leí un ensayo que detalla en forma clara las diferencias entre moral y costumbre, en primer lugar desarrollando por separado sus significados, me parece un muy buen ejemplo el comentario de Seneca; aunque moral y costumbre tienen en común las acciones, pero las costumbres son actos heredados de muchas generaciones propias de un lugar y la moral son las acciones generadas por uno mismo. Aunque también es tema de reflexión las diferencias entre costumbre, hábito y tradición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Andre, también existen diferencias entre costumbre, hábito y tradición; y todas estas mismas también son diferentes a moral. Pero siempre hay que recordar que por mas que sean diferentes guardan una gran relación entre sí. Saludos

      Eliminar
  16. Bueno en el presente las personas creen que ambas palabras son muy semejantes, esta forma de pensar afecta sus formas de actuar. Es primordial hacer una diferencia entre moral y costumbre a pesar que tienen un estrecha relación y sobre todo cuando la palabra moral tiene su origen en la palabra "mores" y cuyo significado es costumbre, su ensayo es bueno ya que muestra a la vez ejemplos de dichas diferencias .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Jimena, mayormente las personas sobreponen la costumbre sobre su propia moral, ésto les impide realizar sus actos de manera normal y sobre todo al expresar sus ideas; es por ello que una persona debe diferenciar muy bien la moral y las costumbres y saber que la moral no necesariamente se sobrepone a la costumbre ni viceversa, sino debe buscar un estado de equilibrio.Saludos.

      Eliminar